5/3/16

Epilepsia fotosensitiva [5-3-16]


Epilepsia fotosensitiva

Las características de los ataques son variables y dependen de la zona del cerebro en la que empieza el trastorno

Un enemigo silencioso, del que no queremos saber nada, se llama epilepsia. Las causas prácticamente se deben a una irritación cortical en el lóbulo temporal izquierdo, con manifestaciones que van desde la pérdida de la conciencia hasta crisis convulsivas.


Qué es la epilepsia

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a personas de todos los países y se caracteriza por convulsiones recurrentes. Las convulsiones son episodios breves de contracciones musculares que pueden afectar a una parte del cuerpo, llamadas convulsiones parciales o a su totalidad, llamadas entonces convulsiones generalizadas; en ocasiones se acompañan con la pérdida de la consciencia y del control de esfínteres.


Origen

Esos episodios se deben a descargas eléctricas excesivas de grupos de células cerebrales. Las descargas pueden producirse en diferentes partes del cerebro. Las convulsiones pueden ir desde episodios muy breves de ausencia o de contracciones musculares hasta convulsiones prolongadas y graves. Su frecuencia también puede variar desde menos de una al año hasta varias al día.


Síntomas

La OMS cita que las características de los ataques son variables y dependen de la zona del cerebro en la que empieza el trastorno, así como de su propagación. Pueden producirse síntomas transitorios, como ausencias o pérdidas de conocimiento, y trastornos del movimiento; de los sentidos, en particular la visión, la audición y el gusto; del humor o de la función mental. Las personas con convulsiones tienden a padecer más problemas físicos, tales como fracturas y hematomas, y mayores tasas de otras enfermedades o problemas psicosociales y de trastornos tales como la ansiedad o la depresión. El tipo más frecuente, 6 de cada 10 casos, es la epilepsia idiopática, es decir, la que no tiene una causa identificable. En muchos casos hay alteraciones genéticas subyacentes.


Dos millones de pacientes

Iniciando el mes de febrero de este año, la OMS señaló que la epilepsia afecta a 50 millones de personas a nivel mundial; en tanto que en México existen alrededor de dos millones de personas que presentan este mal. La OMS promulgó el próximo 9 de febrero como el Día Internacional de la Epilepsia.


Una enfermedad neurológica

Lilia Núñez Orozco, la vicepresidenta del Buró Internacional para la Epilepsia, en un comunicado explicó que la epilepsia es una enfermedad neurológica que se caracteriza por la presentación de crisis o ataques, que suceden porque ocurre una descarga neuronal desordenada y excesiva en algún sitio del cerebro y afecta a cualquier edad. No obstante, frecuentemente aparece en la infancia y en la adolescencia, donde se presentan el 75 por ciento de los casos.


Epilepsia sintomática o secundaria

La epilepsia con causas conocidas se denomina epilepsia secundaria o sintomática. Dichas causas pueden consistir en: a) daño cerebral por lesiones prenatales o perinatales, como asfixia o traumatismos durante el parto, bajo peso al nacer; b) malformaciones congénitas o alteraciones genéticas con malformaciones cerebrales asociadas; c) traumatismos craneoencefálicos graves; d) accidentes vasculares cerebrales, que privan al cerebro de oxígeno; e) infecciones cerebrales como las meningitis y encefalitis o la neurocisticercosis; f) algunos síndromes genéticos; g) los tumores cerebrales.


Epilepsia fotosensitiva

Según el Dr. Vittorio Porciatti, del Instituto de Neurofisiología en la Universidad de Pisa, la epilepsia fotosensitiva es un problema causado por una respuesta anormal del cerebro a las luces intermitentes, tipo flash, que se debe a que el mecanismo en el cerebro que controla la reacción a la información visual “es defectuosa o está ausente” en las personas que sufren este tipo de epilepsia. Además de las luces parpadeantes o relampagueantes rápidas, especialmente si son rojas, los ataques pueden ser causados, a veces, por ciertas formas y patrones geométricos.


Frecuencia del parpadeo luminoso

La frecuencia del parpadeo de luz que provoca estos ataques varía de persona a persona. Generalmente se da en frecuencias que oscilan entre los 5 y los 30 parpadeos por segundo (hertz). Hay personas, sin embargo, que son “fotosensitivos” a frecuencias más altas, aunque es poco común la epilepsia fotosensitiva por debajo de los 5 hertz. El Dr. Porciatti señala que el 0,5 % de la población total es epiléptica y el 3 % de esta cantidad, es decir el 0,015 % de la población total, es fotosensitiva. La epilepsia fotosensitiva es más común entre niños que entre adultos y más común en mujeres que en hombres.


Fuentes emisoras

Las fuentes emisoras son variadas, a continuación citamos algunos casos comprobados: En Inglaterra, se retiró de la web de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 una animación en la que aparecía su nuevo y polémico logo en movimiento y asociado con ciertos haces de luz muy veloces.

La causa es que esta animación provocó 22 denuncias de usuarios con epilepsia fotosensitiva. En el Reino Unido hay 23,000 personas que sufren este tipo de epilepsia y que sufrieron convulsiones al visualizarlo en la web, como denunció la organización Epilepsy Action.


La TV y la epilepsia

Un episodio de la serie llamada Pokemón, llamado “Denno Senshi Porygon” o el soldado eléctrico Porygon, fue emitido en Japón el martes16 de diciembre de 1997, a las 18:30 hora estándar en Japón. El episodio, que fue transmitido en más de 37 estaciones de televisión por la noche, siendo visto en poco más o menos 4.6 millones de hogares. Aproximadamente a de los 20 minutos en el episodio, hubo una escena en la cual Pikachu detiene algunos cohetes con su ataque de Impactrueno, resultando en una enorme explosión que iluminó la pantalla en luces rojas y azules. Estos destellos fueron extremadamente brillantes, con parpadeos en un radio de 12 Hz por aproximadamente 4 segundos en casi toda la pantalla, y luego por 2 segundos abarcando toda la pantalla.


El daño Pokemón

En esta escena, los televidentes comenzaron a quejarse de visión borrosa, dolores de cabeza, mareos y náuseas. Otros tuvieron convulsiones, ceguera y pérdida de la conciencia. La Agencia contra Incendios del Japón reportó que un total de 685 televidentes de los cuales 310 niños y 375 niñas, fueron llevados a los hospitales en ambulancias. Aunque muchas víctimas se recuperaron en la ambulancia, más de 150 de ellos fueron admitidos en los hospitales. Dos personas permanecieron hospitalizadas por más de dos semanas. El suceso se repitió, luego de que un noticiero retransmitió imágenes de las escenas del episodio en donde aparecen las luces destellantes. Aunque la histeria colectiva indujo a que más de 12 mil niños presentaran síndromes similares a la epilepsia.


Nintendo

También en el año 1997, la compañía de videojuegos Nintendo lanzó el juego Star Fox 64. Luego, varias revistas de Nintendo hablaron de que Gordon, el jefe del Área 6, con su rayo arcoíris, dejó a varios jugadores con epilepsia
fotosensitiva.


Diagnóstico

El diagnóstico puede realizarse observando la correlación entre la exposición a los estímulos visuales específicos y la actividad convulsiva. Una investigación más precisa se puede llevar a cabo mediante la combinación de un estudio con electroencelograma (EEG) con un dispositivo de producción de estimulación fótica intermitente (IPS). El dispositivo IPS produce tipos específicos de estímulos que se pueden controlar y ajustar con precisión. El médico de pruebas ajusta el dispositivo IPS y busca anomalías características en el EEG, como respuesta paroxística, que son consistentes con PSE y/o puede anunciar el inicio de la actividad convulsiva. La prueba se debe detener antes de que ocurra realmente un ataque.


Tratamiento y pronóstico

Definitivamente no recomendamos asistir a lugares en los que exista iluminación a través de colores y tonos rojos, mucho menos si éstos son intermitentes. No hay cura disponible para la epilepsia fotosensitiva, aunque la sensibilidad de algunos pacientes puede disminuir con el tiempo. El tratamiento médico está disponible para reducir la sensibilidad, con valproato de sodio se prescribe comúnmente. Aunque acá, por la agresividad que tiene este fármaco sobre el hígado, así como otras sales de ácido valpróico, no recomendamos este tratamiento. Insistimos, si padeces este problema de salud, es mejor aprender a evitar situaciones en las que podrían estar expuestos a estímulos que desencadenan convulsiones y/o tomar medidas para disminuir su sensibilidad si se exponen inevitablemente. Estas acciones conjuntas pueden reducir el riesgo de convulsiones a casi cero como en muchos pacientes con este padecimiento.


Efecto Bucha

Una afección relacionada con la epilepsia fotosensitiva, es el efecto Bucha, también conocido como parpadeo vértigo. Aunque sin ir tan lejos como la epilepsia. Acá, después de la exposición a la luz estroboscópica las víctimas se sienten mareadas, desorientadas y debilitadas. Este fenómeno fue identificado por el Dr. Bucha durante la década de 1960, investigando una serie de caídas inexplicables de helicópteros. Los pilotos que lograron sobrevivir explicaron que antes de perder el control de su nave, citaron que experimentaron sensaciones de mareo y confusión. El Dr. Bucha descubrió que el rotor del helicóptero, cuando giraba a determinadas velocidades, podía producir destellos de luz solar a frecuencias que coincidían con las frecuencias eléctricas de las ondas cerebrales del sistema nervioso central, induciendo síntomas similares a los ataques de epilepsia, incluidos desorientación y náuseas, entre otros. El efecto Bucha ha sido utilizado como principio de funcionamiento de algunos tipos de armas no letales.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario